LA MEJOR FORMA DE APRENDER ES MEDIANTE EL JUEGO

Nuestra mente no vuelve nunca a ser la misma después de haber pasado a través del proceso de aprendizaje. Es la esencia de la evolución personal... y qué mejor forma que hacer ¡¡que sea ameno y divertido!!

¡¡SIGUE LA PÁGINA DE FACEBOOK!! APRENDER Y DIVERTIRSE

miércoles, 14 de diciembre de 2011

TRADICIONES DE NAVIDAD EN EL NORTE DE ESPAÑA

GALICIA
En el interior de Lugo,  en las montañas del Courel y del Cebreiro, los niños esperan la llegada del apalpador. Esta costumbre ha sido heredada de la era precristiana y que ha sobrevivido a lo largo de los siglos.

Se trata de un anciano grandote, con barba pelirroja, bastón y chaqueta con remiendos, que vive en la cumbre de la montaña y de oficio es carbonero. La noche del 24 de diciembre (y también la del 31), baja de su montaña para apalpar las barrigas de los niños, comprobando si han comido bien a lo largo del año, o por el contrario no lo han hecho. En todo caso, se preocupa de que todos coman bien, así que siempre les deja castañas y otros regalos. Pero si comprueba que sus barriguitas están llenas, además les dice así, así estés todo el año.

Le gusta dejar golosinas, pero también es muy goloso, así que hay que preparar chucherías para que el Apalpador se las lleve después de su visita.

Una de las cantigas típicas para recibir al Apalpador: "Vaite logo, meu meniño (miña meniña)/ marcha agora para a camiña/ que vai vir O Apalpador/ a apalparche a barriguita"


ASTURIAS
El Angulero es un personaje de la literatura Asturiana.

Cuenta la leyenda que, como mínimo en San Juan de la Arena todo el mundo pescaba mucha angula, pasaban la noche pescando. Hubo un hombre, que empezó a pescar cada vez menos y que su día de suerte era solo en Nochebuena. Y después pescaba menos.

Y esto le empezó a ocurrir año tras año. Por eso desde aquella fecha este hombre se convirtió en el Angulero que quiso compartir con todo el pueblo su buena suerte pescando el día de Nochebuena, cuando más pescaba y mejor la podía vender para comprar regalos. Así para agradecer lo que le daba el río decidió venir a compartir con todos los niños y niñas su pesca, trayéndoles regalos a todos los pequeños de Asturias.

Pero para que traiga lo que le pidáis tenéis que trabajar mucho durante todo el año como hace él. Además en Nochebuena hay que poner un gorro de lana al lado del árbol para que os deje los regalos, y el día de Nochebuena hay que ir a la Cabalgata para acompañarle.
COMPARTIENDO LAS ILUSIONES DEL ANGULERU


CANTABRIA
El Esteru es un leñador de la mitología cántabra que durante el día de Navidad lleva regalos a los distintos hogares.
Es un hombre bonachón y de complexión fuerte, con boina, pipa y grandes barbas, que siempre va acompañado de su hacha, su bastón y su fiel ayudante, el Burru.
Representa la bondad y el bien en la Tierra. Vive en los bosques de Cantabria y se dedica durante todo el año a cortar leña, salvo los días de Navidad, en los que se ocupa de fabricar los juguetes que regalará a todos los niños.

Así, hay una bonita leyenda que habla de la bondad de Esteru, crecido en las montañas y como tras un gesto de valentía y amor por los demás un hada le permite que con la ayuda de unos enanos se encargue de hacer para siempre todos los regalos para los niños.







EUSKADI Y NAVARRA
El personaje del Olentzero debe ser ubicado dentro de las celebraciones del solsticio de invierno.
Hay constancia de la existencia en el territorio vasco de la conmemoración del solsticio de invierno y el renacimiento de la naturaleza y del sol. En esta línea, el aspecto desarrapado, descuidado y viejo del personaje simbolizaría el tiempo pasado y su quema, manera habitual en la que terminaba el pasacalles del día de Nochebuena, representa la destrucción de toda relación con el “tiempo viejo” y el recibimiento de un nuevo tiempo. El paso de un tiempo que ya muere a uno renovado y lleno de vida, supone dejar el camino libre al año que llega.
El cristianismo adaptó las costumbres locales anteriores a sus nuevas creencias. El personaje del Olentzaro se habría convertido en el anunciador de la noticia del nacimiento de Jesús. Se dota al personaje de un significado cristiano y hogareño acorde con las enseñanzas de la iglesia católica.
Se trata de un carbonero mitológico representado como un hombre grueso, desarrapado, manchado de carbón, de buen comer y borrachín. Su singular característica es que vive aislado de la sociedad dedicado a hacer carbón vegetal en el bosque gustándole comer y beber bien y cada invierno baja de las montañas a los pueblos para traer los regalos el día de Navidad en los hogares de Navarra, Guipúzcoa, Vizcaya y Álava, Labort, Baja Navarra y Sola.

Una canción tradicional: "Olentzero joan zaigu, mendira lanera intentzioarekin ikatz egitera. Aditu duenean,Jesus jaio dela,lasterka etorri da berri ona ematera.
Horra! Horra! Gure Olentzero!
Pipa hortzetan duela eserita dago kapoiak ere baditu arraultzatxoekin bihar meriendatzeko botila ardoakin.Olentzero buruhandia entendimentuz jantzia bart arratsian edan omen du bost arruako sagia ai urde tripahaundia
la,lara,lara ai urde tripahaundia, la,lara,lara,laralara"



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada