LA MEJOR FORMA DE APRENDER ES MEDIANTE EL JUEGO

Nuestra mente no vuelve nunca a ser la misma después de haber pasado a través del proceso de aprendizaje. Es la esencia de la evolución personal... y qué mejor forma que hacer ¡¡que sea ameno y divertido!!

¡¡SIGUE LA PÁGINA DE FACEBOOK!! APRENDER Y DIVERTIRSE

miércoles, 7 de agosto de 2013

¿QUIERES JUGAR A SER PALEONTÓLOG@?

Los dinosaurios, a pesar de haberse extinguido hace millones de años, son animales muy pero muy famosos. Algunos hasta se han convertido en estrellas de cine. Todos hemos hablado de ellos y hasta temblado de miedo viendo sus enormes dientes a punto de pegarle un mordiscón a algún desafortunado bicho que andaba por ahí. Pero, ¿qué es exactamente un dinosaurio? Tal vez imaginen unos enormes cocodrilos persiguiendo cavernícolas por las praderas. Nada más lejos de la realidad. Los dinosaurios fueron un grupo de reptiles que dominó la Tierra durante 180 millones de años y que desapareció misteriosamente hace unos 65 millones, muchísimo tiempo antes de que aparecieran los primeros hombres. ¡Ningún ser humano ha podido jamás probar un filete de brontosaurio ni huir de un tiranosaurio que lo persiguiera para la cena!
Hablar de dinosaurios en general no aclara demasiado las cosas ya que, en realidad, había muchos tipos de dinosaurios diferentes entre sí. Algunos eran chicos como una gallina (¿se imaginan comiéndose un huevo de dinosaurio pasado por agua?). Otros, sin embargo, podían llegar a ser altos como edificios. Algunos eran tranquilos vegetarianos y otros espeluznantes carnívoros predadores. Todos ellos compartían una característica que los diferenciaba de los otros reptiles: sus patas se ubicaban debajo de su cuerpo, y no a los costados como las de sus parientes verduzcos. Como resultado de eso, su peso se sostenía de manera más eficiente y podían andar más rápido sin cansarse demasiado. ¡Ya saben por quién apostar en una carrera entre un dinosaurio y un cocodrilo!
Para estudiarlos mejor, los científicos los clasificaron basándose en sus características físicas. Por ejemplo, si tenían cadera parecida a los reptiles modernos o a las aves, si sus dientes servían para cortar carne u hojas de los árboles, o si caminaban en dos o cuatro patas. Esta clasificación les permitió construir una especie de árbol genealógico de los dinosaurios, y determinar quiénes eran sus bisabuelos, abuelos y padres.
¿Cómo sabemos cosas acerca de los dinosaurios si ya no existen? En general gracias a la información que nos dan los paleontólogos. Los paleontólogos son algo así como unos detectives del pasado que buscan pruebas que les permitan conocer cómo eran y vivían estos animales. Las pruebas en las que se basan para hacer sus suposiciones son los fósiles. Los fósiles son bastante "chismosos": dan mucha información sobre los dinosaurios.
Pero, ¿qué es un fósil? Algunas veces, cuando un ser vivo muere, sus restos quedan enterrados antes de ser comidos por otros seres, o degradados por el agua o el viento. Con el correr del tiempo, sucesivas capas de tierra van cubriendo esos restos y, poco a poco, los materiales que los forman son reemplazados por minerales y sales presentes en el suelo. Finalmente, lo que alguna vez fue parte de un ser vivo se transforma en una especie de roca, que conserva la forma que tenía originalmente. Los troncos petrificados, por ejemplo, no son más que fósiles de árboles que vivieron hace muchísimo tiempo.
Los paleontólogos intentan deducir, a partir de los fósiles, las características del animal: ¿comía carne o vegetales?, ¿corría rápido?, ¿caminaba en dos o en cuatro patas? A veces la deducción no resulta muy sencilla y puede prestarse a equívocos. Por ejemplo, ¿alguna vez pisaron sobre cemento fresco con botines? Imagínense que un paleontólogo del futuro encuentra la huella de ustedes fosilizada. ¡Pensaría que los seres humanos teníamos pinches en los pies! Actualmente, cuando los paleontólogos suponen que en un cierto lugar hay restos de dinosaurios, organizan una excavación en la que participan muchos expertos.

Juega a ser un@ paleontólog@

Esta vez, el doctor asegura que en la región hay dos dinosaurios enterrados, y para convencer a sus amigos les dice que hasta puede probarles a qué grupo pertenecen con sólo desenterrar sus huesos. ¿ Vamos a ayudarlo?
  1. Lo que va a aparecer en pantalla no es ni más ni menos que el sitio de excavación del doctor Dinoloco. Si lo que dice es cierto, aquí hay huesos de dos dinosaurios que vivieron hace millones de años, ¡y vos tenés que descubrir cuáles son!
  2. Hacé clic con el mouse sobre el sitio de excavación.
  3. Repetí el procedimiento hasta que todos los huesos estén desenterrados.
  4. Luego, tenés que juntar los huesos en las cajas y transportarlos al laboratorio para armar los esqueletos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada